SELVA IMAGINARIA
-El último Paraíso-

 


mm1) DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

La propuesta combina dos lenguajes: pictórico y teatral, interacción que se materializa con la pieza teatral "LA METAMORFOSIS DEL AVE SOLAR”.

mm2.1) Lenguaje Teatral

La propuesta teatral está basada en el poema escénico: "LA METAMORFOSIS DEL HOMBRE PÁJARO", cuyo tema es la ruptura que provoca lo artificial, indirecto y tecnológico con la naturaleza, única generadora del sentido diverso de la vida. Drama que se resuelve con la recuperación de la inocencia, medio para comprender y no romper o alterar la cadena de procesos naturales que dan origen a la vida y al universo.

mm2.2) Personajes

-AVE SOLAR
-REY DEL MUNDO 1

-REY DEL MUNDO 2
-FLOR DE INOCENCIA
-FLOR DE CULPA

mm
2.3) Lenguaje Pictórico

Está basado en 30 colgantes translucidos (serie “COLGANTES”) y con temas referentes a la selva. Estos se combinan para conformar las escenas.

mm
2.4) Sonido

El sonido de la pieza combina interpretaciones vivas de flauta y tambores, con temas
pregrabados.

mm
2.5) Vestuario y Maquillaje

La expresión visual de la obra se resuelve por el contrapunto entre la plasticidad y rico
color de la pintura corporal y la dureza de soluciones de vestuario rígidas y oscuras.



mm2.6) Primera Escena


“DANZA DEL PARAÍSO”


-Personajes: Ave Solar. Flor de inocencia. Flor de culpa.
-Vestuario: Pintura corporal. Máscara-pájaro. Alas de tul.
-Escenografía-iluminación: Bosque. Una luz rasante tenue detrás de los telones, directa al personaje cuando habla.
-Sonido: Flauta como sonido de agua y pájaros.

El Ave Solar, Flor de inocencia y Flor de culpa describen una expresión corporal
emotiva e idílica al compás de la flauta (Recordando a las “tres Gracias”) por diez
minutos.

Ave Solar:
(dirigiéndose al público)

Desde las alturas del rayo
por los territorios de lo que se inicia.
Antes de la palabra y del silencio
antes de lo que es todo y lo que es nada
éramos lo disuelto en lo oscuro.

Átomos incandescentes
en el eco de una explosión eterna
nuestros huesos del más puro vacío
sostienen el palacio del universo.
Un cortejo de transparentes bestias nos reciben
centelleo de innumerables reflejos
diminutas voces sin sonido
nos saludan
comprendemos con nuestro cerebro hecho fuego
que somos la nada del propósito
la levedad que todo lo conforma:
el fresco roció sobre la hierba es suficiente
todo está repetido en lo pequeño
somos la semilla del árbol infinito.

Recibamos entonces el nacimiento de las estrellas
somos el tiempo que comienza.
Sentimos por primera vez el universo
grabado en los huesos y la carne
centelleo de los pechos palpitantes.
Con los ojos acuosos del misterio
somos la inmensa oscuridad vuelta verbo
para la sed de luz.

Sí lo sé... el conocimiento es el mejor alimento
pero la proporción vital se ha perdido
la razón ya no encuentra su sentido...

no dejemos que los espejos y la cópula
en su persuasión febril confundan el camino
o peor... en un laberinto errático
se convierta el delicado fragor de la belleza
que en toda minúscula vida palpita.

Miles de seres para siempre desaparecen
mientras cómodos nos colmamos
de un apetito perverso somos su presa
mientras nada nos colma...
ese laberinto errático en la tumba
que paciente nos espera.

Esa pompa que llamamos casa o ciudad o estado
es solo eso...
una artificialidad que pronto será un espejo roto
y a nuestro perfecto absurdo reflejado
caeremos orgullosos
pues solo nosotros lo hemos creado.

 

Flor de Inocencia:
(en estado expectante
hacia el público)

Los cataclismos del fuego sacuden las mareas
con mil soles furiosos se preña
el acre cuerpo de la tierra.
Incontables seres
-estrellas diminutas se rompen-
se dividen
explotan
se translucen en prismas infinitos de luz
nace el color en los abismos del azufre
mensajeros copulan incesantes
arrastrando sus colas emergen de las aguas
son ahora montañas de horror
sangre-huesos-heces:
miasma que alimenta
una garganta que todo lo devora.

El temor nace en el ojo múltiple de los insectos.

El verdor como un calor de luz
por las colinas de la espalda
a sabia y clorofila
la alquimia del sudor.

Por la comisura de los labios
verde oscura y áspera es la piel
del lagarto milenario que fluye
en el agua del vacío
mientras esperan que un sol oblicuo
caliente sus huesos de éter.
Una flor de sangre
despierta en el cerebro
resucita como pez de tierra
después de la sequía.
La espiral del infinito curva otra línea
para recomenzar su vértigo.

Una Diosa generosa y fértil nace
reinará y será cruelmente desmembrada.
-Sus pedazos aún reptan por el polvo-

El impostor
el que todo lo suplanta
oculta sus despojos
dispone de sus huesos
escribe interminables libros con su sangre
seduce con su voz de luna y de cuchillo
y en la larga noche se oculta en sus cabellos.

¡Oh reina verde
infinitamente desmembrada
vuelve con tu vivida furia
a enrutar los vientos y las aguas
vuelve a renacer de tu entraña
con nuevo poder por tu carne y tu sangre
para instaurar el conjuro que detenga el abismo
ese que palmo a palmo invade nuestra casa!



Flor de culpa:
(increpando al público)


¡Ahora todo depende de ustedes!

La inocencia es un niño que tirita de frio.
La intimidad un ojo de pez
que todo lo mira y todo lo ve.
Una boca inmaculada los nombra.
La libertad es la piedra que los sepulta.
¿O acaso no nacen desnudos
como inútiles criaturas de escarnio y vergüenza?
¿Es que no se ocultan para deglutir o excretar?
¿Y para que reproducir esta letal presencia?

¡Arrogante peligro!
...que de todo se apodera.

¿Qué más quieren si nada han dejado?

    El dolor iridiscente de las selvas
y el siseo de los bosques advierten:
Vendrá el maremágnum del fuego.
Los vientos como mil bocas sin fondo
arrancarán con sus uñas de tiempo
el minucioso laberinto innecesario
que la codicia atesora.
Las arenas de la culpa llenarán los templos,
las plazas, los palacios… en las ciudades desiertas
sólo se oirá el gotear de las letrinas
y el crujir de una muchedumbre que se rompe
sobre el alquitrán que se derrite.

  Los ríos de vapor y el frescor del rocío
serán vencidos por el humo
el sol quemara las nubes
y el mar con su lengua de sal
inundara las estancias y los salones
los corredores y los subterráneos
subirá las torres de arrogancia
y explotando en las ventanas
en la ingravidez inundada estará la pesadilla
que rauda y velos devorará los rastrojos
en lo que se habrán convertido
los hijos y los hijos de sus hijas
de los que hoy impasibles me escuchan…

  ¡Sí, ha ustedes les habla el futuro!

  Sí, la sirena canta de nuevo…
Sí, la sibila baila la oscura profecía.
Si, el oráculo versifica de nuevo la tragedia:
lo que ha sido, es y será se revela
pero sombras en la caverna son
lo que nadie quiere… o nadie entender puede
y de nuevo los oídos sordos se mantienen.

  El tiempo es la afilada guillotina
sobre sus cabezas
y todos ponen el cuello sumiso…

El gigante con su boca abismal
devorará de nuevo a sus hijos…
Y ya no habrá un Dios para salvarlos
pues de su sublime nada
realmente nunca ha salido…

  Eternamente engañados
solos están...
solos y sólo está su grito…
que a nadie le importa.
Eco sin sentido por los confines
del finado paraíso.

  Expulsados de nuevo… volvieron para arrasarlo…
  Tierra y agua arrasadas es su logro magnífico.
Solos están… en el espejo deformado
en el que se duplica el error
ese que los caminos tuerce
para llegar al mismo reflejo circular
que así mismo se contempla…
Un Narciso monstruoso se mira desde fondo…
Y caer parece inevitable…

 

Flor de Inocencia:
(en estado expectante)

¡Sí!… ¡Sí!

Son ustedes.
Por ustedes mil veces quemada.
Hasta los huesos lapidada.
¡Acusado y escupido mi vientre!
…marcados con fuego mis hijos.
Maldita y violada por siglos
arrastradas y pisoteadas mis viseras.

¡No lo nieguen!... Son ustedes…
¿Quién entonces me azotó
hasta que la sangre broto de mis pechos?
¿Quién seco mi sonrisa de mi rostro de agua?
¿Quién nublo el arcoíris de mis ojos?
¿Acaso ustedes..?
¿ No arrancaron la raíz fértil de mis cabellos?
Todos socavan mi cuerpo de Diosa.
Todos bebieron el oro de mi sangre…

…Sentí su sonrisa en la nuca
mientras mi cabeza de reina rodaba…
-por los escalones de la sombra
solitaria y desnuda descendía-.

¡Sí!
Sus bufidos aún me persiguen en la noche.
…Unos hocicos calientes husmeando mi rastro
por el frondoso ensueño sigo huyendo…

las hojas secas del recuerdo
besan mis pies desnudos.

¡Gárgolas impostoras!

Detrás de una máscara
otra más y otra.
¡Pero los reconozco!


Recuerdo sus cantos de alabanza… riendo y comiendo
mientras sudada de sangre era inmolada en sacrificio
a ese Dios
taciturno de decrepita arrogancia
y absoluta soledad
… a su imagen y semejanza.

¡Si!

¡A su imagen y semejanza!

Todos rasgaron mi brocado de nieve y de rocío.

¡Qué nadie se oculte!.

Mezquinos contadores de oro.
Estíticos sabios del poder del horror.
Pobres inventores de victimas.

¡Por fin la hora ha llegado!
-¡Que nadie se oculte!-
Su pulcritud no los protege…

En letras de piedra, fuego y agua
el que todo lo sabe señala:
sobre sus espaldas el peso de mi cuerpo
será el yugo que les recuerde
que devorar mi corazón de hada
no quedará impune…
que dilapidar las aguas y los vientos
es la soga que apretará su cuello…
el abismo que recibe mi cuerpo de hierba
es el mismo que los espera…

¡Están en su propio juego acorralados!

 

mm2.7) Segunda Escena



“LA CELADA”

-Personajes: Los Reyes del Mundo (1 y 2). Ave Solar
-Vestuario: Trajes de Rey en yum bolón negro y espejos, capa-trampa. Pintura corporal. Mascara-pájaro. Alas de tul
-Escenografía-iluminación: Bosque. Una luz rasante tenue detrás de los telones, directa al personaje cuando habla.
-Sonido: Tambores, platillos, ruidos de poder
-Utilería: Puñal

Sonidos de tambor (a modo de marcha) acompañan la entrada de los Reyes.


mmRey 1: (entra comentándole al Rey 2)

El libro escrito está... Si cambiar el orden de los hechos alguien quiere, si le
incomoda ser víctima puede ser victimario, si quiere que su nombre desaparezca
de alguna lista, si su identidad le incomoda le podemos dar otra, si aparecer de
héroe o gentil caballero quiere, para presumir de galán o posar de modelo somos
los mejores asesores de imagen: paupérrimos reyes, espléndidos mendigos nos
buscan… hombres del negocio, empresarios del tercer sexo, hijos del papi o simples
maricas de farándula, clérigos escatológicos, trúhanes, tiras o maternales sicarios,
marxistas castro-machistas, madres pervertidas, maritales victimas voluntarias o victimas de laboratorio, tiernos cacorros del demonio o paternales pederastas, desinteresados proxenetas, intelectuales canivales del desecho, sementales deprimidos, fétidos barones o macabros zares del negocio o traficantes de zombis, rematadores de cadáveres o enjoyadas arpías ciegas, anoréxicas monjas-bulímicas de la caridad, espirituales vampiras o mujeres alcancía, penetrantes y empoderadas feministas, para-lésbicas o mutantes-castro-féminas, travestis del horror de los espejos, yupis baratos o ridículos nerds, narcos anarcos o inocentes cabrones, adolescentes del horror, infantiles caníbales, científicos necrófagos, chinos virólogos o senadores de las vísceras del poder del bien común, octogenarios cardenales pedófilos y todo tipo de alucinados del diezmo o vagos-esclavistas de la fe de los idiotas o terraplanistas brasileros devotos del infra-facho quemador de selvas o híper súper-inflacionados-chavistas o retro-brutos del mal común, capitalistas de sus heces que con su cabeza reducida vomitan… Sí, todos serán atendidos… ¡El libro del abismo los espera del manicomio al matadero!


mmRey 2: (empezando a subir el tono de voz)

Artistas del simulacro vacío o cultores del oropel de la basura, ilusionistas de la retórica o del éxtasis del engaño, pedestalistas conceptuales que encumbran su infantil macro-yo… y toda suerte de sonámbulos contemporáneos, ciclopes plásticos o curadores del desastre, fanáticos marcianistas del más allá, astrólogos travestis o seguidores del milagroso escroto del “Dios ha muerto”, jupitarianos satánicos o suicidas por decreto del maligno... Manos negras del agua bendita ¡Hijosdeputa iluminados! ¡Virgenes poneculo! Piadosas lectoras de venenos, visionarias del abismo o adivinadoras de cuernos... Todos y todas orantes del divino pene crucificado o santas y santos por el perverso albur... por venir… Y por supuesto, todos los idolatras papales sumergidos en el excremento del diablo y a todos los fervientes abducidos en la venusiana idiotez. ¡A nadie discriminamos! Llegan por ayuda: judíos erranticos, huérfanos de Lindbergh, terroristas por odio a la belleza... Mao Tse-Turianos del tesoro real o neo-esclavistas del ojo vigilante, guerrilleros fantasmales o mercenarios inocentes, Stalin-Trotskistas-Rasputinianos o psíquicos tiranos, revolucionarios-macrofachos arrepentidos o prehistóricos sádicos humanistas ...De la izquierda somos la derecha y de la derecha somos la izquierda... ¡Como quieran!


mmRey 1: (subiendo mucho más el tono)

Damos verdadera compasión a todo tipo de alimañas: retóricos chulos falócratas o senadores inanes, perros de lavaperros o re-infames a sueldo, murcielagos-háker o fantasmales perfiladores, hienas del oro negro, enredadoras viudas negras o trepadoras zorras famélicas, pájaros franco tiradores, cerdos populistas, sauros machistas de minúsculo miembro o lagartos cacorros, locuaces plañideras o loros mojados, vívoras del paraíso del sexo o rameras del poder DelPutas... Delfines de rosado mármol elíptico, gorilas chafarotes de cinco estrellas o de inteligencia-bruta, ratas lameculos de ojos rojos, topos enterradores de víctimas, escarabajos de cara sucia y cuello blanco, cangrejos cepilladores, micos aulladores de congreso, piadosas sanguijuelas de hospitales, gusanos rastreadores, caracoles del laberinto de la ciega justicia, roedores de presupuestos, gorgojos de expedientes o pacientes termitas, caballos de agua pútrida o de paso narco-presidenciable, serruchos o barracudas de contratos, mastines del deber y la moral o mastodontes políticos, aves del paraíso del crimen, tortugas del testa ferrato o simples sapos ventiladores. A todos atendemos, a todo tipo de paras... o para todos... les hemos trabajado a todo tipo de asesores…


mmRey 2: (e interrumpe de improviso)

Bájale, bájale, calma... Corta. Corta... Mira que estamos incomodando al público.
¿No te das cuenta? Tenemos que decirles algo más apropiado... Algo que quieran
oír... ¡Mira que somos parte de una obra de teatro

mmRey 1: (reacciona y toma conciencia de sí...mira su entorno)

Oye si... Y es un teatro como pequeño... ¿qué hacemos aquí?

mmRey 2:

... estamos en Colombia…

mmRey 1:

¡En Colombia!... Que mal sueño… ¡Que peligro! Preferiría estar en la Argentina.

mmRey 2:

Bueno, bueno... Compórtate mira que aquí están muchos amigos...

mmRey 1: (reconociendo al público… saluda a varios con nombre propio)

Hola...x, x, x... sigues en lo mismo... nos veremos pronto en el infierno....

(Así con 3 o 4 asistentes. Luego pregunta entre dientes...)

...Pero no me has dicho para qué estamos aquí. ¿Cuál es nuestra misión?

mmRey 2: (también entre dientes…)

Pues a apropiarnos de todo... como siempre... pero di algo para entretenerlos... ¿un parlamento del Rey Lear…?


Rey 1: (se concentra… haciendo memoria)

“Di a la señora que me llame cuando tenga preparada mi copa. Tú acuéstate. ¡Me
parece estar viendo el puño de una daga vuelta hacia mí!¡ Ven a mis manos, puñal
que toco aunque no veo!¿O es que acaso sueño de mi delirante fantasía? Me
pareces tan real como el que en mi mano resplandece. Tú me enseñas el arma y el
camino. La cuchilla y el mango respiran ya sangre. ¡Vana ilusión! Es el crimen
mismo el que habla así. La naturaleza reposa en nuestro hemisferio. Negros
ensueños agitan al que ciñe real corona. Las brujas en su nefasto sábado festejan
a la pálida Hécate, y el escuálido homicidio, temeroso de los aullidos del lobo
centinela suyo, camina con silencioso pie, como iba Tarquino a la Mansión de la
casta Lucrecia. ¡Tierra, no sientas el ruido de mis pies, no lo adivines! ¡No
pregonen sus piedras mi crimen! ¡Da tregua a los terrores de estas horas
nocturnas! Pero ¿a qué detenerme en vanas palabras que hielan la acción ?(Oyese
una campana.) ¡Ha llegado la hora! ¡Duncan no oigas el tañido de esa campana,
que me invita al crimen, y que te abre las puertas del cielo o del infierno!”

mmRey 2: (…en un secreto a voces…)

… ¡Esto no es el Rey Lear… es Macbeth!

mmRey 1:

Nadie se ha dado cuenta y...Shakespeare es Shakespeare...Sigue, es tú turno...

mmRey 2:

“La embriaguez en que han caído me da alientos. ¡Silencio! Es el chillido del
búho, severo centinela de la noche. Abiertas están las puertas. La pócima que
administre a los guardias los tiene entre la vida y la muerte.”

mmRey 1:

“¿Quién es?”

mmRey2:

“Temo que se despierten antes de que esté consumado el crimen, y sea peor el
amago que el golpe...Yo misma afilé los puñales...Si su sueño no se hubiera
parecido al de mi padre, yo misma le hubiera dado muerte. Pero aquí está mí
marido...”

mmRey 1:

“Ya está cumplido. ¿Has sentido algún rumor?”

mmRey2:

“No más que el canto del grillo y el chillido del búho. ¿Hablaste algo?”

mmRey 1:

“¿Cuando?”

mmRey 2:

“Ahora”

mmRey 1:

“¿Cuándo baje?”

mmRey 2:

“Si"

mmRey 1:

“¿Quién está en el segundo aposento?”

Interrumpe el aleteo del Ave Solar, quien sabiendo la intención de los Reyes, los ataca.
Se inicia una danza de lucha... Los Reyes del Mundo se quitan sus capas, las unen
formando una gran red para así atrapar al Ave... La lucha continua y al fin es atrapada, golpeada y al fin asesinada...

mmRey 2:(saca un gran puñal y amenazante mientras el Ave es sometida en el suelo) … le pregunta al Rey 1 quien está saliendo de escena:

Oye Macbeth... ¿lo mato..?

mmRey 1:

Ya está muerto... Deja que se lo coman las hormigas.

mmRey 2: (lo remata de una patada...y sale de escena).

2.8) Tercera Escena

“METAMORFOSIS”

-Personajes: Ave Solar. Flor de inocencia. Flor de culpa
-Vestuario: Pintura corporal. Mascara- pájaro. Alas de tul. Ropa de calle.
-Escenografía-iluminación: Bosque. Una luz tenue de noche a contraluz y directa al personaje, cuando habla.
-Sonido: Sonidos de insectos y pájaros nóctulos.
-Utilería: Recipiente con agua.

Flor de inocencia y Flor de culpa entran presurosas a socorrer al Ave Solar, yerto bajo red-capa de los Reyes del Mundo. Imponen sus manos sobre el bulto de su cuerpo para revivirlo y declaman en coro:

 

En esta noche cerrada
boca que a si misma se devora
los signos de la sombra
inscriben la danza umbría.


En esta noche de luna muerta
a la gracia clama la vida.

¡Exigimos a tu mortaja mutar en capullo fresco!
¡Qué ninfa de vida la muerte sea!

¡No venga la noche hueca venga el alba!

Nocturnal crisálida
cono de luz
despliega tus alas de aurora
abandona la entraña de la muerte
y que su fétido umbral en vida se transforme.
Sin temor toma nuestra sangre y carne
bebe de nuestros pechos translúcidos
el nácar y la miel
crece y multiplica la gracia
llena nuestras vasijas del misterio…
y en nuestros vientres escribe tu nombre nuevo.

¡Muslos que se abren y expulsan el dolor!

  Vuelve y nace!

¡Nace ya!

  ¡Salve a ti!

Cuerpo de luz primera
que el verbo encarnado revele lo perdido.

  ¡Nace y vuelve y nace!

  ¡Salve a ti!

Abre tus alas infinitas sobre el mundo
y que tu sangre sea la ambrosia
que alimente y expanda la inocencia.

  ¡Nace y de nuevo vuelve y nace!

  ¡Salve a ti!

Que tu hálito despeje la gran sombra
que tu alma multicolor multiplique
los delicados prismas
de la lluvia.

Que los ríos de vapor
vuelvan a besar las cumbres
y agolpados en su pasión

fecunden las sabanas.

¡Salve a ti!

Renace y reencarna para siempre
en todos los corazones que se abren
en las minúsculas criaturas que te reciben
las gotas de roco cantan a tu paso
las hojas que viajan con los vientos
elevan tu nombre infinito.

¡Vuela y vuelve a vivir!

¡No! ¡No!
¡Que no venga la noche hueca!
¡
venga el alba!

Que el cono de luz
rasgue la nocturnal crisálida
y desplegando sus alas de aurora
tu alma en torres de ceniza

abandone la entraña de la muerte
y que su infecto umbral en vida se transforme.

Tuya es nuestra sangre y nuestra carne
bebe de nuestros pechos la metamorfosis
del nácar y la miel vívida
crece y multiplica esta gracia recibida
que milenario es tu cuerpo
que entre las arenas viaja...
.
Atraca en nuestro puerto cálido y rosáceo
llena nuestras cuencas del misterio…
y en nuestros vientres escribe tu nombre nuevo.

¡Muslos que se abren y expulsan el dolor!

¡Vuelve y Nace ya!

¡Salve a ti!

Cuerpo de luz primera
y que tu verbo revele lo perdido.

¡Nace y vuelve y nacer!

¡Salve a ti!

Abre tus alas infinitas sobre el mundo
y que tu sangre sea la ambrosia
que expanda la inocencia.

¡Nace y de nuevo vuelve y nace!

¡De los dedos de la muerte te queremos!

¡De la inercia de la nada te soltamos!

Somos el impulso que abisma el absurdo
detrás del vacío te encontramos.

¡Salve a ti!

Al que despeja la gran sombra
al que en hombre nuevo se ve transformado.


Ave Solar se ha convertido en hombre. Con dificultad sale de la capa-red (sin pico ni
alas, está desnudo), Flor de inocencia y Flor de culpa le vierten agua, mientras repiten en coro:


¡Renace y reencarna para siempre!

¡Renace y reencarna para siempre!

¡Renace y reencarna para siempre!


El hombre grita de dolor (como si el agua lo quemara), se incorpora. Ellas le pasan su ropa, él se viste, sale del escenario y se sienta entre el público.

Fin